El "PROBLEMA" más grande de Dios.

Artículo original
Fuente: Answers in Genesis

Pregúntele a la mayoría de los ateos por qué no creen en el Dios de la Biblia, y verás que sus respuestas, esencialmente, apuntarán al carácter de Dios. Claro, de pronto mencionen la falta de “evidencia”, la hipocresía de la iglesia, etc.- pero en el fondo de todo, tienen un problema con Dios.El mundo está (como decimos aquí en Colombia) patas arriba- un caos: sida, genocidios, esclavitud infantil, terremotos y tsuna tsunamis. ¿De dónde provienen estosmales y cómo puede un Dios amoroso permitir que las personas pasen por tan terribles tragedias? Incluso, muchos cristianos se encuentran haciéndose esta misma dolorosa pregunta:

Si Dios es tan bueno y amoroso, ¿cómo puede Él permitir el sufrimiento y la muerte?
La respuesta  se encuentra en los tres primeros capitulos de Génesis. En el principio, Dios creó un mundo perfecto sin muerte o dolor (Génesis 1:31). El puso elcuidado de la tierra entera a Adán y Eva, los primeros humanos (Génesis 1:28), y solo les puso UNA sola restricción: “Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:17)

Aunque ellos fueron advertidos de las consecuencias, Adán y Eva escogieron revelarse contra Dios(Génesis 3:6) lo que introdujo la maldición sobre la tierra, que por consecuencia le dio entrada al dolor y la muerte en lo que originalmente fue la perfecta creación de Dios (Génesis 3:16-19). La Biblia nos dice que “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la *humanidad, porque todos pecaron” (Romanos 5:12), y ahora la creación entera gime bajo la caída de la humanidad. (Romanos 8:22)

El problema de la maldad es muy real, pero no es el problema de Dios. Para entender esto, considera otra pregunta común:

¿Cómo puede Dios enviar a la gente al infierno?

Tantas personas luchan con esta pregunta porque ellos no entienden correctamente la naturaleza caída de la humanidad y el carácter perfecto de Dios. Muchos tienen una falsa idea que el hombre e s básicamente bueno, entonces, la verdadera pregunta en sus mentes es, “¿Cómo puede Dios enviar gente buena al infierno?” Otros tienen la falsa idea que Dios no debería enviar a nadie al infierno por Su amor a todo el mundo- sin importar cuán pecaminosa sea la persona- de manera que, su pregunta realmente es, “ Cómo puede un Dios amoroso enviar a las personas al infierno?”

Ya hemos visto la respuesta del Génesis: el hombre no es bueno. Como lo declara las escrituras: “que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones.” (Eclesiastés 7:29). Cuando entendemos la naturaleza de la humanidad, nosotros podemos ver el problema con decir: gente “Buena” En cuanto a estas preguntas, el problema es que estas personas no entienden el carácter perfecto de Dios, lo que nos lleva a otra pregunta:
Dios es bueno-¿Qué quiere decir eso?

Dios no es simplemente “bueno” en la manera común de como se entiende la palabra. Dios es perfección- la máxima definición de bueno. No hay nada más que pueda siquiera aproximarse a la absoluta bondad de Dios, y no hay nada que se pueda comparar con Él. Dios es santo, lo que quiere decir que Él está separado de toda injusticia (Isaías 6:3).

Dios tampoco está complacido con los efectos del pecado, el dolor, y la muerte en el mundo. Las Escrituras afirman, “El señor nos hiere y nos aflige, pero no porque sea de su agrado” (Lamentaciones 3:33),y ni siquiera “se alegra con la muerte del malvado” (Ezequiel 33:11). Estos males fueron traídos al resto del mundo como resultado del pecado humano. Pero sobre todo, Dios planea “hacer todas las cosas nuevas” (Apocalipsis 21:5), lo que removerá los efectos de la maldición y hasta destruirá la misma muerte (1 Corintios 15:26) .

Aunque Dios nos ama, es porque Él también es completamente bueno y justo que Él no puede simplemente ignorar o tolerar la maldad-Él la detesta.

¿Donde nos deja eso a nosotros?

Una lectura a Salmos 5 nos ayudará a obtener una mejor comprensión de la bondad de Dios. Mira lo que Dios llama maldad y su reacción a la misma:

Tú no eres un Dios que se complazca en lo malo; a tu lado no tienen cabida los malvados.
No hay lugar en tu presencia para los altivos, pues aborreces a los malhechores.

Tú destruyes a los mentirosos… En sus palabras no hay sinceridad; en su interior sólo hay corrupción. Su garganta es un sepulcro abierto; con su lengua profieren engaños y aborreces a los tramposos y asesinos (Salmos 5:4-6, 9).

Ahora piensa cuantas veces te has vanagloriado, mentido o sido infiel. Estas cosas Dios odia porque Él es perfectamente bueno y no puede ignorar el pecado. Pecado quiere decir: no darle al blanco, y eso es lo que nos dice las Escrituras que ” todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Ninguno de nosotros podemos ponerlos a la altura con los estándares de Dios, porque Él nos mide con sí mismo- el máximo estándar de la bondad (1 Pedro 1:16).
Toda persona es pecadora por naturaleza y por voluntad propia (Romanos 5:12-21; Isaías 53:6), y no hay nada que podamos hacer para purificarnos nosotros mismos; ninguna cantidad de “buenas” obras puede cubrir todo el mal que cometemos. De hecho, la Biblia dice que toda nuestra bondad ( o justicia) es como “trapos”viejos ante el Santo Creador Dios (Isaías 64: 6).

Dios es el Juez supremo de toda la tierra ( Salmos 96: 13; Génesis: 18:25), y un buen juez no puede que un criminal culpable se quede sin castigo. Dios no negoea la justicia, de manera que, Él debe castigar aquellos que hacen mal, como lo vemos en el siguiente vesículo de Salmos 5:

Condénalos, oh Dios! ¡Que caigan por sus propias intrigas  ¡Recházalos por la multitud crímenes porque se han rebelado contra ti!  (Salmos 5:10).

Esto sí es justicia. Tod el mundo se para culpable ante Dios y si Él decidiese condenar a toda la humanida, eso sería justo-porque todos merecemos el castigo de la muerte eterna en el infierno.

El “problema” más grande de Dios resuelto- ¡Por Su propio amor!

 De manera que, en vez de preguntar como puede Dios enviar a las personas al infierno, debemos modificar la pregunta a: “¿Cómo es que un Dios bueno y amoroso no mande a las personas malas (pecaminosas) al infierno?” Con esto en mente, considera este próximo verso de Salmos 5:




Pero que se alegren todos los que en ti buscan refugio; ¡que canten siempre jubilosos! Extiende tu protección, y que en ti se regocijen  todos los que aman tu *nombre. (Salmos 5:11).

Espera-eso no es justicia, ¿Cierto que no?  ¿Cómo puede un Dios, un Juez justo, defender a gente pecadora que ha violado Su ley? Esta pregunta es, sin duda alguna, la más grande de toda las Escrituras incluso, la podemos nombrar “el problema más grande de Dios”.

Pero porque Dios es amoroso y poderoso para salvar (Isaías 63:1), Él ha implementado una perfecta solución para el problema de la justicia. Junto con la maldición, Dios nos prometión en Génesiss 3:15  que enviaría un Libertador, el “simiente de  la mujer”, quien aplastaría la cabeza de la serpiente( Satanás). En el nuevo testamento, descubrimos la identidad de este Libertador- ¡Él es el propio Hijo de Dios, quien dio su vida para redimirnos!

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo *unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:16).

Jesucristo es el Dios encarnado, vivió en esta tierra como hombre- pero sin pecado- y murió una terrible muerte bajo la ira de Dios, para que Él pudiese tomar el castigo por nuestros pecados (Isaías 53:5; Isaías 53:8). Como el hombre perfecto, Jesús pudo morir por la humanidad. Como Dios, Jesus pudo soportar el castigo infinito requerido por el pecado del hombre contra un Dios infinitamente santo. Solo haciéndose hombre (Juan 1:14)  es que Dios pudo proveer un sacrificio que fuese suficiente para borrar los pecados de la humanidad.

Pero Jesús no está muerto ( Mateo 28: 5-6). Él se levantó de los muertos tres días más tarde, triunfando sobre la muerte y, con esto, rompiendo el efecto de la maldición (Apocalipsis 1:18). De manera que cualquiera que crea en Él y se arrepienta de su pecado, puede ser liberado y vivir por toda la eternidad con su Creador (Hechos 3:19; Romanos 10:9; Romanos 6:23). Verdaderamente que Dios es las dos cosas: bueno y amoroso.

..

Esta entrada fue publicada en el problema mas grande, el problema mas grande de Dios, evolucion, Gods biggest problem. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s